¡SKI EN MEGÈVE!

¿DÓNDE VAMOS?

Este fue uno de los días de ski más entretenidos de toda la temporada... ¡Si vas a ir a esquiar asegúrate de moverte, comer y tomar rico!

Aquí empiezan mis aventuras #AdoroLifestyle ¡Una inspiración para que lo pasen bien!
Les presento Megève, un pueblito de cuentos con un centro de ski mágico en donde esquías siempre entremedio de los árboles y con esta vista increíble.
Megève esta ubicado en Francia, en la región de la Haute Savoie, en el sur de Los Alpes y es muy pero muy entretenido. La actividad principal por supuesto es esquiar o andar en snowboard pero lo que lo hace tan entretenido es que en la mitad de las pistas tienes una infinidad de cafecitos, restaurantes, bares y lugares donde pasarlo bien cuando quieres hacer una pausa. Para mi lo entretenido es salir a esquiar un rato y después mientras esquío, pasearme de lugar en lugar para disfrutar de un vino, un almuerzo, un café, vistas increíbles, buena música y diversión.
Aquí les dejo un poco de mi recorrido por las pistas y todo lo que puedes hacer simplemente esquiando.
¡Bienvenidos a Megève!

THE LOOK

Bueno se podrán dar cuenta de que en Los Alpes ¡hace frío! jajaja Y mucho!
Cuando sales a esquiar tienes que abrigarte con varias capas y tener una buena parka para mantener el calor lo más posible. Es por esto que mi look de ski es abrigado -en mi famosos tonos blanco y negro- y peludo! jajaja Siempre trato de mantener un poco lo que soy yo, lo que me gusta y agregarle algunos toques para que sea más entretenido: un rouge lindo, anteojos para cuando no estás esquiando y un pañuelo, cuello o bandana para taparte la cara cuando esquías.
La verdad es que ha sido todo un desafío vivir en la nieve y con estas temperaturas, pero se mueren lo entretenido que ha sido adaptarse y ponerse un poquito creativa. Necesitaba agregarle algo a mi parka para que fuera más cool y personalizada, así que la intervine y le añadí este peludo (que era de mi abuelita) que uso todo el tiempo con unos broches para ponérselo y sacárselo cuando quiera. No se puede viajar 3 meses con mil maletas y la ropa de ski y abrigada pesa mucho, así que la creatividad ha sido me mejor amiga.

THE FOOD

Esquiamos toda la mañana del lado de Rochebrune, por todas las pistas que pueden ver en el mapa y (que con tanto cariño les diseñé) que son las protagonistas de los primeros paisajes preciosos publicados. Ydespués nos fuimos del lado del Mont D' Arbois que colinda con Saint Gervais en donde descubrí esta maravilla.
Nuestra primera parada fue un restau increíble, muy piola, tranquilo, con una comida y vista maravillosas. Le Tremplin de La Croix se llama, porque esta en la mitad de la pista llamada La Croix. Una vista realmente impresionante, el solcito en la cara y una brisa invernal perfecta para disfrutar de un rico almuerzo en la terraza.
Unas cervecitas para algunos, Aperol para otros y unos platos deliciosos. Me pedí un tartaro de res "maison" lo que quiere decir que su preparación completa es de la casa, con papas fritas y ensalada verde...para chuparse los dedos! Mi pololo y nuestros amigos se pidieron un risotto en tinta de calamar que la verdad estaba exquisito y muy reponedor para las horas de ski y el frío. Terminando el almuerzo nos invitaron unos bajativos "Genépi" alcohol clásico de la región que nos dejó perfectamente prendidos para nuestro próximo destino.
¡Ultra mega check para este lugar!

HAVE FUN EN LA FOLIE DOUCE!

Lo pasamos tan bien en el almuerzo que quisimos seguir el tour. Esta vez la parada fue en La Folie Douce, un lugar muy particular donde el carrete es con botas y ropa de ski y de día! Tiene dos restau pero la verdad es que lo más entretenido es ir a hacer el Après Ski ahí, tomar algún trago rico o champaña (que se pasea de lado a lado con un cable de acero y poleas como un andarivel) y después bajar esquiando como puedas jajajajjaa!
Bailamos, conversamos, nos reímos y seguimos el tour a nuestra tercera y última parada.

SUNSET EN LES MANDARINES

Llegamos a Les Mandarines tipo 16:00 hrs cuando ya están a punto de cerrar las pistas, pero no importaba por que solo teníamos que bajar: esquiando a la hora que quiséramos.
Este restau es precioso, bastante lujoso, muy de diseño pero muy de montaña. Con una terraza privilegiada y una vista cuando ya empezaba a caer el sol inigualable. Aquí me tomé un especie de Aperol pero con un licor de pomelo que estaba rico y refrescante! Y así nos quedamos hasta las 6 de la tarde jajajaj Just chill con los amigos y esta vista increíble.
Cuando nos fuimoS teníamos valet parking de esquís!! Priceless! Y un camino de vuelta a casa solitario, blanco, maravilloso y con un atardecer de cuentos como Megève es: mágico.

¿Qué opinas tú?